Via ferrata en Almadenes (Cieza)

El Ayuntamiento revisará las condiciones de uso de la vía ferrata de Almadenes para poner un mayor control

La concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Cieza que dirige José Eduardo Illueca constató, en coordinación con los servicios técnicos de la Comunidad Autónoma, que la instalación de la vía ferrata de Almadenes carece de autorización en vigor, puesto que la concedida en 2010 al Consorcio Turístico de Almadenes caducó en 2012.

Por tanto , y dado que no tiene soporte legal para su funcionamiento, la actividad debe entenderse prohibida temporalmente en tanto no se regularice su situación, procediendo el Ayuntamiento a poner en los próximos días un cartel con esta información.

La autorización para su uso estaba caducada desde 2012

El titular de la concejalía visitó la instalación acompañado del concejal de turismo y  técnicos de la Dirección general de Medio Ambiente, para comprobar in situ las condiciones de la misma y la idoneidad para su uso en este lugar protegido.

Pudieron vislumbrar que hay que hacer un condicionado nuevo que estará listo en los próximos meses, aunque la regulación final quedará fijada en el Plan de Ordenación y en el Plan Rector, cuando estos instrumentos de gestión entren en vigor.

Por otra parte, y según manifiesta Illueca, “hay que esperar a que el Ayuntamiento asuma la gestión de estas instalaciones, ahora mismo son formalmente del Consorcio Turístico de Almadenes, para que a partir de ese momento la Oficina de Turismo de Cieza emita las autorizaciones, de acuerdo a las nuevas condiciones que se impongan.”

La intención del Ayuntamiento de Cieza es controlar directamente su uso y disfrute

Por cierto, aunque el nuevo condicionado tendrá que establecerlo Murcia de acuerdo a criterios técnicos, en opinión del concejal  “deberían mantenerse las restricciones temporales y horarias, incluso concentrar la actividad en periodos de tiempo más cortos, pero se podría a cambio ser más flexible con el número de usuarios tolerable”.

Las condiciones que se establecían en la autorización caducada eran muy estrictas: sólo en horario diurno, sólo de agosto a noviembre y sólo 10 personas máximo al día, además de guía obligatorio. Sin embargo en los últimos fines de semana se había generado una situación de descontrol, lo que había provocado la actuación de los agentes forestales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *