El incendio de El Almorchón y Almadenes se da por extinguido

 

Por fin este lunes la Consejera de Presidencia, y responsable del Plan Infomur, anunció que la Comunidad Autónoma ha decretado el nivel 1 en los incendios que desde el pasado jueves han afectado a nuestra Región, y en nuestro término municipal, a las zonas de El Almorchón y Almadenes, lo que supone que a partir de ese momento solamente se mantienen el mantenimiento de la alerta y vigilancia de la zona con medios propios, como medida de precaución.

En este sentido se informa que todavía siguen trabajando 14 efectivos en la zona de Cieza, que están realizando tareas de enfriamiento del perímetro afectado.

Gran movilización de medios durante 4 días

Casi 300 personas apoyados por decenas de vehículos y los 15 medios aéreos disponibles, han trabajado desde que en la tarde del pasado jueves se declaró en primero de los incendios en Cieza, al que siguieron dos en la misma tarde noche, reavivándose ya el viernes cuando parecía que se habían extinguido, debido al viento reinante .

La colaboración de efectivos de otras comunidades y ayuntamientos, así como de la UME, dependiente de la Administración General del Estado, ha sido esencial en el control inicial y posterior extinción del incendio, a pesar de lo cual los daños medioambientales han sido considerables.

Asimismo hay que destacar la total dedicación de Policía Local, Guardia Civil, Voluntarios de Protección Civil, Cruz Roja y ciudadanos en general que se volcaron desde el primer momento en las labores de ayuda a los cuerpos dedicados a la extinción de los distintos incendios declarados, prestándoles apoyo logístico, suministros, avituallamiento etc., tan necesarios en esos momentos en que el fuego asolaba los montes.

En un balance inicial, se puede decir que  el dispositivo de emergencias ha actuado con rapidez y eficacia, lo que ha sido clave para evitar que el fuego se extendiera todavía más , a pesar de las dificultades ya que se trataba de zonas de difícil acceso no siendo las condiciones climatológicas las más favorables.

Más de 300 Ha afectadas

Fuentes de la Comunidad Autónoma han estimado en 306 Ha la superficie finalmente quemada en el incendio que afectó a Cieza (algunas zonas corresponden al municipio de Calasparra), de las cuales 217 hectáreas afectaron en la sierra de La Palera; 3,15 hectáreas en la sierra de La Serreta; 48,24 hectáreas en la sierra del Almorchón y 38 hectáreas en El Mulatón o Alto de Almadenes.

Durante esta semana se realizaran las inspecciones sobre el terreno para poder evaluar el daño exacto, y realizar los informes pertinentes, que sirva para preparar la estrategia de recuperación, que se concretará a comienzos de Septiembre en que se presentará a los municipios afectados, por supuesto al de Cieza, el plan de actuaciones previsto para la regeneración de las zonas afectadas

En este sentido, agentes medioambientales de la Consejería están realizando desde la mañana del sábado trabajos en el perímetro del incendio y levantamiento de capas del terreno para recoger la máxima información y comenzar con la evaluación, aunque se puede anticipar que  en Cieza se han visto afectadas zonas LIC (Lugares de Importancia Comunitaria) y ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves)

En el espacio natural protegido del Cañón de Almadenes -reserva natural de la Red Natura 2000-, el fuego no ha llegado al bosque de ribera. Según el informe técnico de la Unidad de Defensa Contra Incendios Forestales (UDIF), el cañón fue afectado en sus laderas interiores, con superficies más o menos continuas de espartal y pinar claro calcinadas, sin que se haya visto afectada la vegetación de ribera.

Las laderas más afectadas fueron las más abiertas del comienzo del Cañón, mientras que en las zonas con más pendiente la afección ha sido mucho menor, disminuyendo conforme nos acercamos a la presa de La Mulata

Objetivo: la regeneración total

Tras la evaluación pertinente, se tiene previsto actuar de inmediato en la restauración de los montes afectados, mediante la puesta en marcha de un plan de recuperación que implique a todas las administraciones.

La propuesta de recuperación incluirá la retirada de madera quemada, así como de los pies muertos, para evitar un posible ataque de la plaga del barrenillo que afecta a árboles debilitados. También se consolidarán los suelos para evitar la erosión. Los trabajos de retirada de madera comenzarán a partir de septiembre y después se procederá con las nuevas plantaciones.

Los trabajos de regeneración en este espacio consistirán en la elaboración de un plan a corto plazo con sectorización de ecosistemas y seguimiento y control de las actuaciones.

Asimismo, hay especies como el espartizal, con gran capacidad de regeneración, por lo que se prevé que comience a rebrotar antes de primavera, y el matorral que se regenera de forma natural en un corto periodo.

Más difícil será la recuperación de los pinos de las laderas del Cañón, ya que al tratarse de litosoles, suelos muy rocosos, se dificulta la replantación. La recuperación de los sabinares también es más lenta. En las laderas se trabajará con la Confederación Hidrográfica del Segura para evaluar la conveniencia y el momento en el que se deben retirar los troncos de los árboles quemados.

 

.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *